top of page

10 tips para el control de la ansiedad


La ansiedad se manifiesta físicamente en el organismo y la mayor necesidad de comer es una de sus muestras. Con la ansiedad crecen los niveles de adrenalina y se reduce la capacidad para el autocontrol.


El individuo se vuelve más susceptible de seguir comportamientos malsanos como fumar más o comer demasiado. La serotonina, un neurotransmisor cerebral relacionado con el ánimo, participa en el control del apetito. En bajos niveles se relaciona con una mayor ansiedad por comer, sobre todo, dulces.


Por otra parte, el control de las situaciones emocionales, que pueden generar ansiedad y que también influyen cuando se ingieren alimentos, es una ayuda para discernir si se come con ansiedad, si es la propia ansiedad la que nos lleva a comer o si se sufren las dos sensaciones. Llevado a la práctica, ese control se materializa en un registro diario de lo que se come. Es muy importante prestar especial atención al entorno.


Es importante mencionar que para controlar la ansiedad es fundamental mantener una buena alimentación. De esta forma se logrará equilibrar todas las funciones del organismo y no permitir que este tenga zonas de conflicto.


Para el control de la ansiedad se utiliza la dieta fraccionada en cinco o seis tiempos de comida cada día, que incluya alimentos altos en fibra como frutas, vegetales y harinas integrales, así como alimentos que aporten proteínas como las carnes bajas en grasa, lácteos descremados, embutidos bajos en grasa y el huevo.


A la vez es fundamental que ingiera alimentos que lo mantenga satisfecho para eliminar esa sensación de ansiedad lo cual hace que coma constantemente.


Veamos algunos ejemplos:


La lechuga


Es un alimento muy eficaz para el control de la ansiedad ya que posee un efecto regulador y calmante. Es un excelente supresor del apetito que aporta muy pocas calorías y a la vez es fuente de fibra.


Otra ventaja añadida de la lechuga es que tiene "calorías negativas". Esto significa que su cuerpo utiliza más calorías en digerirla de lo que aporta.


La manzana


Para reducir el apetito las manzanas son excelentes. Esta fruta es baja en calorías y es una buena fuente de fibra y Vitamina B1.


Las manzanas contienen por lo general alrededor de 100 calorías por porción lo que las convierte en una merienda perfecta para cualquier momento. Consumir un par de manzanas al día le ayudará a controlar tu apetito y por ende a controlar su peso.


El pescado


El pescado es una muy buena fuente de proteína y minerales como magnesio, selenio, zinc, hierro y calcio. Su digestión es mucho más larga que la de otros alimentos, lo que generará mayor sensación de llenura y satisfacción por más tiempo.


La pera


Además de ser un supresor del apetito, ayuda al estreñimiento y controla el colesterol, por su alto aporte fibra. Es una fruta que se incluye constantemente en los Planes de Alimentación porque solamente posee 59 calorías por cada 100 gramos.


Cereales: Por su alto contenido de fibra, perfectos para mejorar la digestión pero también para que mantengas la sensación de llenura por más tiempo sin sentir hambre.


Lentejas


Al ser ricas en hidratos de carbono y proteína, mantienen los niveles de glucosa en la sangre; además tienen fibra y minerales que ayudan a mantener la sensación de saciedad.


El Agua


Esta es probablemente la opción menos costosa de todos los supresores naturales del apetito que puedes elegir. Beber abundante agua a lo largo del día va a hacer maravillas para frenar su apetito.


Semillas


Las semillas contienen una gran cantidad de proteínas, grasas beneficiosas y vitamina E, útiles para combatir la ansiedad e importantes antioxidantes. Existen infinidad de semillas que se pueden consumir, las más conocidas son: semillas de girasol, sésamo, semillas de lino, cáñamo y calabaza entre otras.


Cuando sienta un poco de hambre beba un poco de agua y espere un rato. Beba abundante agua durante todo el día, se sentirá más saciado y con menos ganas de comer.


Pan Integral


Al ser un carbohidrato complejo en momentos de ansiedad llega a ser un alimento reconfortante. Actúa como un tranquilizante suave por aumentar la cantidad de serotonina, un relajante neurotransmisor en el cerebro.


El pan integral le ayudará a permanecer lleno por más tiempo y el azúcar en la sangre es probable que se mantenga constante, eliminando el estrés y por ende la ansiedad.


Los Frijoles


Los frijoles contienen altas cantidades de tiamina y fibra, clave en la construcción de las células sanas del cerebro y mejorar la función cognitiva. Al igual que las Lentejas al poseer un alto aporte de fibra generan un mayor sentimiento de saciedad y por ende un mejor control de la ansiedad.


La Avena


La avena es un cereal rico en vitaminas y minerales. Entre las vitaminas que contiene la avena, podemos destacar la vitamina B. Además, contiene fibra, otra sustancia que igualmente es necesaria en nuestra dieta.


Uno de los usos más destacados que se le da a la avena es de ser un alimento saciante, es decir, que disminuye la sensación de hambre.


367 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page